Buscar este blog

Cargando...

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Dalsy. Historia de un patinazo de FACUA... otro más.

Hace unos días saltó la alarma.
Bueno… más bien FACUA, la asociación de consumidores, se fue para la Giralda escopeta en mano y se lió a soltarle cartuchos a las enormes campanas que luce. De ese nivelito fue la bomba que soltó.
Nada más y nada menos que el manido medicamento Dalsy (que todo el mundo con niños a su cargo usa más tarde o más temprano) estaba mal etiquetado porque contenía un colorante alimenticio, el E-110, que podría provocar “efectos negativos sobre la actividad y la atención de los niños” y esto no figuraba en su prospecto tal y como indica el Reglamento (CE) 1333/2008 del Parlamento Europeo.

Bien... 
Para empezar, el anteriormente citado reglamento versa sobre aditivos alimenticios, y es evidente que Dalsy no es un alimento. Es un medicamento y obviamente se rige por otras leyes. Así que la primera en la frente.
Pero bicheemos un poco en internet, que fue lo que yo hice ayer. Si usted pone en google “ficha técnica Dalsy 20 mg” probablemente el primer enlace en PDF que le salga sea este:
En él, en el punto 2 podrán leer:
 “Colorante amarillo anaranjado S (E 110)...... 0,1 mg"
Siguiendo los cálculos que TODO mi TL de Twitter ha hecho, y que hice yo mismo ayer por la tarde, si bajan un poco más en el documento, verán otra tabla donde se indica la dosis por edad y por kilogramo. Así, vemos que para un niño de 10 kg la dosis máxima diaria son 15 ml en 24 h. Con ese dato, y con el de que desde las autoridades Europeas nos dicen que lo máximo que se debe ingerir de este colorante es de 4 mg/kg al día (aquí el enlace al documento), tenemos que:

1.-  Un niño de 10 kg puede tomar 4 mg de E-110 por cada kilo de peso, que son 40 mg al día de E-110.
2.- La dosis máxima que se recomienda en el prospecto de Dalsy para 10 kg son 15 ml.
3.- Multiplicamos esos 15 ml por los 0.1 mg de E-110 que nos dice el prospecto que contiene cada ml de Dalsy, y obtenemos que en esos 15 ml hay 1.5 mg del dichoso colorante E-110.
4.-  Es decir, que lo máximo que te recomienda el prospecto que debe tomar un niño de 10 kg son 1.5 mg de E-110, aunque se nos dice que podemos ingerir hasta 40 mg al día.  

Vamos, que es más de 25 veces la dosis recomendad por el fabricante. Voy a recalcarlo. Debería usted poner en un vaso la dosis máxima de Dalsy que su hijo de 10 kg podría tolerar en todo un día y luego añadirle más de 25 veces esa cantidad. Entonces se lo da de beber a su hijo y claro… tendría usted un problema. ¡¡¡ Pero no por el E-110!!! Cualquiera con dos dedos de frente entiende que tomarse cualquier medicamento a dosis 25 veces mayores de las máximas recomendadas es meterse en serios problemas.
Llegados a este punto, habiéndose equivocado de legislación y no habiéndose parado a realizar unas cuentas matemáticas simples, no podemos más que concluir que FACUA se ha cubierto de gloria y directamente ha tirado del titular sensacionalista sabiendo que todo aquello que meta miedo en el cuerpo a los padres acerca de la salud de sus hijos tiene eco en internet. Más aún si es sobre algo tan común como el Dalsy.
En cambio no se preocupa por que este aditivo sea tan extremadamente común en infinidad de alimentos. Quizás porque un niño tendría que comerse, por ejemplo, 8 kg de yogurt en un día para llegar a los niveles tóxicos. Es lógico que FACUA considere esto un absurdo, igual de absurdo que lo que han hecho ellos con el Dalsy.

Y para finiquitar el post en todo lo alto, les enlazo esto esto:

Si no están familiarizados con el inglés o con los términos les hago un resumen rápido. El uso de Ibuprofeno, no hacen falta excipientes, en niños deshidratados por gastroenteritis conlleva un riesgo digno de tener en cuenta de que el niño sufra daño renal. ¿Algo tan simple como el Ibuprofeno puede joderle un riñón a mi hijo? Pues sí, parece que esa posibilidad existe. Y como esto hay dos cientos millones de flequitos que pediatras e investigadores no dejan de revisar constantemente y de tener en cuenta cada vez que le mandan algo a su hijo. Pero a usted, le han querido meter miedo con un colorante más repetido que el hilo negro porque nos acojona todo lo que lleve una “E” y un numerito detrás. Pero no nos acojona el Ibuprofeno simplemente porque estamos acostumbrados a oírlo y a usarlo.
Pero claro... FACUA contaba con eso.
Recuerden el clásico “Todo es veneno, sólo depende de la dosis”
Mal FACUA, mal. Pero que muy mal. 

viernes, 16 de septiembre de 2016

#ElClubDeLosCinco de Septiembre

Siguiendo la estela de @PapaCavernicola de “El Club de los Cinco”, voy a proponeros cinco recomendaciones para vuestro tiempo de ocio.
Repetiremos esta iniciativa una vez al mes (posiblemente los días 5 de cada mes) para así fomentar el intercambio de conocimiento acerca de productos de diferente índole que nos han llamado la atención por una cosa u otra.
Y siguiendo su misma estructura de
  • Serie
    Del blog de Papá Cavernícola
  • Lectura
  • Descubrimiento
  • Trailer
  • Frase

Os recomiendo lo siguiente:

1.- Penny Dreadful
Para mí, una maravilla de producción Británico-Estadounidense escrita por John Logan. Ya finalizada, consta de 3 temporadas que fueron emitidas en la cadena Showtime contando entre su reparto con actores como Timothy Dalton, Eva Green (por favor, admiren la actuación de esta mujer) o Josh Hartnett entre otros. Su título hace referencia a unas publicaciones de historias cortas de terror que costaban un penique en la Inglaterra del siglo XIX, y de la misma forma la serie nos narrará una historia de terror gótico aunando en ella a todos los clásicos personajes de entonces. Victor Frankenstein, Dorian Gray, vampiros, brujas, etc, etc, etc.
J.A. Bayona dirigió los dos primeros capítulos como curiosidad. Serie no apta para ver con niños dando vueltas por el salón.

2.- Los Cantos de Hyperion
Esto es un libraco enorme de Dan Simmons lleno de Ciencia Ficción por todas partes. Hyperion es un planeta a medio civilizar colonizado por el hombre que posee la peculiaridad de que en una de sus zonas existen unos lustroso templos en ruinas rodeados de un campo antientrópico que hace que para ellos el tiempo discurra al revés que para nosotros. Esos lugares están viajando del futuro hacia nuestro presente, su pasado, mientras que nosotros viajamos desde su pasado, nuestro presente, hasta nuestro futuro, su pasado. En algún momento, ambas líneas temporales se encontraran y será entonces cuando los templos se abrirán y podremos ver sus secretos. Añádanle a esta ecuación que esa zona de Hyperión está poblada por el Alcaudón. Un ser de aspecto humanoide de más de 3 metros, con 4 brazos y cuyo cuerpo metálico está formado a base de afiladísimas cuchillas, púas y todo tipo de objetos punzantes y cortantes. No en vano lo llaman El Señor del Dolor. En torno a él, se ha formado toda una religión que acepta peregrinaciones con viaje sólo de ida para los fieles en un Imperio Humano que se mueve entre planetas gracias a unos portales diseñados por el Tecnonúcleo (IA con conciencia propia que se han emancipado de la humanidad para tener su propia existencia). Sumémosle la existencia de otra facción humana ajena que vive fuera de los límites de La Red de Mundos y del Tecnocnúcleo que cumple su función de amenaza bélica constante y tienen ustedes una historia que tiene de todo para sus carismáticos protagonistas.

3.- Círculo (Circle)
Película del año pasado que vi hace no mucho en Netflix. 50 desconocidos se despiertan a la vez en una oscura estancia dispuestos en forma de círculo. Periódicamente van muriendo uno tras otro de forma aleatoria hasta que alguien encuentra el patrón… sólo hay una forma de salir. Todos los arquetipos de la sociedad están representados en esta película en la que el final es irrelevante en extremo y para disfrutarla lo que hay que hacer es entrar en su juego de discutir con el resto de los espectadores que la vean con nosotros quién debe de ser el siguiente en morir. Por cierto, cuando digo que hay de todo es que también hay una embarazada y una niña pequeña entre los 50. ¿Aceptan el reto de poner a prueba su moralidad? Ideal para ver con más gente y jugar a lo que nos proponen.

4.- Trailer Star Wars Rebels 3ª Temporada.
 Rebels es una serie de Star Wars para niños de entorno a los 8 años. Pero sus creadores saben dos cosas. Que los niños y sus inquietudes crecen, y que mola ver la tele con tus padres. Rebels es la heredera directa de The Clone Wars. Si usted, padre, ha visto esta, debe ver Rebels. Si puede hacerlo con sus retoños mucho mejor. Desde la primera temporada verán al protagonista de la serie crecer y empezar a entender el uso de La Fuerza, y de paso usted como fan de Star Wars babeará con lo que se ve en el tráiler y muchas más cosas.

El Almirante Thrawn!!!

5.- Cita del mes
“Sin duda, maravillosa la mente de un niño es”
  Yoda, Episodio II, El Ataque de los Clones.  

domingo, 11 de septiembre de 2016

Dando apoyo a #PapásBloguerosGetFit

#PapásBloguerosGetFit es una gran iniciativa.
¡Qué demonios! Es la mejor puñetera iniciativa  que he visto en muuucho tiempo. Y os parecerá una tontería, pero en mi mente, y viendo los testimonios de otros padres, parece claro que hay una correlación que implica causalidad entre que tu mujer se quede embarazada y tu cuerpo piense que debes solidarizarte con su abultado abdomen.
Yo, como muchos otros, engordé durante el embarazo. No es que tuviera un torso apolíneo ni mucho menos, pero puse kilos a lo bestia. Y la red está llena de “trucos” para que las mamas recuperen su figura tras el embarazo (la mayoría ridículos), así que… ¿por qué vamos a ser los padres menos?
Olvidaos de la cuestión sexista por favor. Estamos hablando de salud. Y estos padres merecen todo nuestro apoyo y respeto porque hace falta la fuerza de voluntad de un Jedi para perder peso de verdad.
Por ello voy a intentar poner mi granito de arena para que el largo y árido sendero que les espera se haga algo más corto. Voy a marcarles el camino con mi subjetiva experiencia de haber pasado ya por eso.
El cachorro tiene 19 meses, así que hace 24 yo pesaba unos 100 kilos aproximadamente. Mi mujer engordaba y yo me solidarizaba con ella con mucho gusto. Fue por aquellas fechas más o menos cuando empecé a tomar conciencia de verdad del problema que tenía. Y como todo en esta vida, ocurrió de la manera más tonta. Me encantan las camisetas, tengo mil millones de camisetas de todas las formas y colores, y ni me entraba  una de Assasin’s Creed ni la de Bob Esponja… las de Doctor Who justitas… y las de Star Wars también… Puse pie en pared, hasta ahí podíamos llegar.
Ahora es cuando los post suelen hablar de dietas milagros y tablas de ejercicios igual de milagrosas… pues este no. Yo la verdura por aquel entonces en el gazpacho y mucho es… y ahora exactamente igual. Pero donde antes me metía dos vasos de gazpacho migados con pan de postre, ahora me bebo uno. Y si le meto pan, con eso ya he almorzado. Antes cuando tocaba hamburguesas me metía para cenar dos entre pecho y espalda. Ahora sólo cae una con carne, queso y kétchup. Y la carne es de la carnicería del barrio, nada de McDonals. Cuando antes me bebía 4 refrescos al día, ahora me bebo uno muy de vez en cuando en alguna ocasión especial. El alcohol no existía antes en mi dieta, tampoco existe ahora. La carne de cerdo creo que ya ni recuerdo como sabe. Todo es pollo, pavo y si me apuras ternera. Etc, etc, etc.
Con este tipo de cosas, y sólo con este tipo de cosas, sin ningún tipo de ejercicio que no fuera la vida diaria, perdí entre los 10 y 15 kilos en un año aproximadamente. Mido 1,73 m. Hagan el cálculo de cómo cambió mi vida. Y no me refiero ya únicamente al peso, si no a los hábitos, que es lo que de verdad hace que pierdas peso. O cambias de hábitos dietéticos por convicción y sabiendo que es para siempre, o cualquier dieta, milagrosa o no, que empieces acabará teniendo fecha de caducidad y vuelta a las andadas obesogénicas.
Una vez que has pasado el límite de haber perdido 15 kilos es lógico que te quieras comer el mundo. Así que planeas el siguiente paso. Le eché pelotas al asunto y me metí con la verdura… es inútil. No es lo mío. Hará falta que entremos en guerra para que yo coma una ensalada. Pero en mi tierra la mayor parte del año hace buen tiempo, así que me puse a darle vueltas al parque de mi casa. Y ojo a la situación. 31 años. No soy un abuelo ni tengo patología que me lo impida. Yo de dar paseítos nada de nada. Yo iba a correr.
Y corrí.
No llegó a los 10 minutos la primera vez. Pero era una cuestión de amor propio. No había perdido tanto peso para quedarme ahí. Me dolieron las rodillas durante dos días. Pero volví a correr al tercero, y en poco tiempo ya me obligaba a correr al menos dos días en semana. Pronto fueron 3 días y tenía que darle al menos 3 vueltas enteras al parque. Había días épicos en los que estaba pletórico, y había días en los que casi que arrastraba los pies y las rodillas me mataban. Pero ya había conseguido la dinámica, ya no podía parar. A principios de este verano, corriendo ya una hora casi diaria, me hice BLW a mí mismo con la fruta. Yo antes comía fruta, que quede claro, pero muy por debajo de lo que debía comer. Ahora mismo tengo un cajón del frigorífico sólo para mi fruta y nos es raro el almuerzo o la cena en la que sólo como fruta. Esto unido a que hace tres semanas que voy al gimnasio que acaban de abrir a dos pasos de cebra de mi casa… pues viene a resumirse en que en año y medio más o menos he pasado de estar al borde de la obesidad mórbida a comer manzana para almorzar antes de ir al gimnasio a correr en cinta 20 minutos (a muy buen ritmo) cómo calentamiento antes de la hora y media de máquinas y mancuernas, y camino de llegar a la nada desdeñable cifra de 20 kilos perdidos.  
En la foto podéis ver unos pantalones que me quedaban muy muy justitos el año pasado y con los que ahora mi mujer me riñe si me los pongo porque dice que con el cinturón parezco una lechuga.
El camino es largo y duro Papas Blogueros, y tenéis que hacerlo solos y armados con una voluntad de hierro, pero no es utópico ni imposible.
Mi consejo: Abandonad hábitos poco a poco y veréis como el resto llega solo.
Si supero la etapa del gimnasio volveré a publicar sobre ello y quizás me atreva a enfrentarme a mi némesis la lechuga.
To be continued…

#PapásBloguerosGetFit    

lunes, 29 de agosto de 2016

He petado por culpa de los dibujos animados

He petado. Así de simple.
No soporto más programación infantil ñoña. El cachorro seguirá viendo a Peppa la cerda, Pocoyó y a quién haga falta de vez en cuando. No le voy a quitar eso. Pero todo tiene un límite y mi videoteca de blu-rays tiene ya demasiado polvo. Llegó la hora de que vea en la tele material no recomendado para su edad.
Y ha sido todo un puñetero éxito. Estoy que no entro en mí de gozo.
Evidentemente había un trabajo previo, pues yo sabía que este día tarde o temprano llegaría. El cahorro tiene 19 meses, y desde hace ya unos pocos tararea los primeros compases de la Marcha Imperial de Star Wars. Si, en mi casa se aprende antes la lealtad al Emperador que a hablar en condiciones.
Así que con estos escuetos antecedentes, por mucha Peppa, Pocoyo, Patrulla Canina y todo lo que queráis, no hace falta explicar que el cachorro tiene las influencias que tiene desde siempre. Y en estas que llegó la mañana en la que no soportaba más dibujos de Netflix mientras el niño perseguía perros con su sable laser, así que me puse a pensar.
¿Qué puedo poner que le llame la atención el punto justo para que juegue con sus cosas, mire a la tele de vez en cuando y de paso yo pueda ver algo que no me convierta el cerebro en sopa? ¿Cómo lograr el equilibrio?
“Cariño, voy a poner Guardianes de la Galaxia”.
Evidentemente no es una película para un bebe de 19 meses. Y evidentemente la primera escena (superdramática y para adultos) donde la madre del protagonista muere, hay que saltársela. No olvidemos que esto no es para niños al fin y al cabo. Pero una vez saltada esa primera escena, viene esto…


Yo tenía al cachorro en brazos… y va y se pone a aplaudir y a gritar “Bieeeen” la primera vez en su vida que ve el logo del MARVEL. Mi mujer sin casi poder parar de reír y yo a punto de tener dos lagrimones como dos puños.
Funciona, maldita sea. Si que funciona. Mandad a tomar viento las recomendaciones por edades y ejerced de padres. Música cañera, naves espaciales, extraterrestres molones, acción, imágenes dinámicas… yo sabía que eso podía verlo mi hijo. Sabía que le iba a gustar. Lo que jamás hubiera imaginado es que se iba a poner a bailar con esta escena…

Así que en dos días el cachorro se ha visto ya Guardianes de la Galaxia, Iron Man 2 y El Rey León (y para disfrute de mi mujer se altera muchísimo con la estampida de ñus).

Se acaba de abrir todo un universo ante mí. Que te den Peppa Pig.   

Crianza con animales

“¿Y cuando tengas al niño que vas a hacer con los perros?”
He tenido perros antes de ser padre. Muchos perros. Pero no como el que tiene muchos perros en un cortijo. Los he tenido así:
Ese soy yo antes de que el cachorro viniera al mundo. Como se puede ver, había más caninos que homínidos. Y cuando alguien tiene perros (véase gatos, iguanas, escolopendras… el bicho que sea) no hay pregunta más inoportuna que se le pueda hacer a quién va a ser padre.
Y aquí podría acabar el post. Fin del asunto.
No hay ninguna contraindicación entre tener niños y tener animales.

“Es que son muy sucios”
Igual de sucio que seas tú.

“Es que le va a hacer algo al niño”
No le han hecho nunca nada a ningún otro humano, de mí depende. En cambio, otros humanos...

“Es que las enfermedades…”
Luego te enseño la cartilla de vacunación del perro y la comparamos con la tuya a ver quién gana…

“Es que sueltan pelos”
(Padres míos, haced recuento de juguetes en el suelo en un día normal…)
Etc, etc, etc. Podríamos seguir así hasta el infinito.



Os presento a Krogan. Como veréis es un masacote de músculos de unos 20 kilos. Esta foto fue en Navidad, y de ahí que lleve sus mejores galas con su collar de púas y un arnés de cuero y chapa. Para algunos es una máquina de matar. Para mí es el perro que rescatamos de una muerte segura. Es cojo, solo apoya tres patas ya que cuando lo encontramos la pata delantera izquierda había sido fracturada (por haber sido atropellado) y se había soldado mal, ya no puede usarla. Es muy probable que fuera usado como sparring en peleas de perros porque tiene cicatrices que así lo corroboran.
Es obediente, leal, cauto, y la única vez que le he visto gruñir a un humano fue a una persona que se acercó al carro del cachorro recién nacido de forma demasiado rápida e imprudente. Una voz mía bastó para calmarlo.
Krogan es el único de mis bichos que acepta que el cachorro lo acaricie (los otros son unos pequeños bastardos que huyen). Y no se queda ahí. Le da de comer, lo besa, se empujan mutuamente, le da unos rabazos tremendos cuando está contento y el niño sencillamente se ríe, le he visto literalmente abrirle la boca al perro para sacarle la comida que estaba masticando… os estoy hablando de un perro que desde pequeño fue enseñado a ser violento. De hecho, mi mujer y yo no hemos conseguido que tolere de buen grado a todos los perros que se encuentra, pero lo he visto ladrar y correr con sus tres patas solo para hacer reír sin parar a mi hijo.
¿Se puede criar a un niño teniendo perros? Creo que la pregunta más correcta sería:

¿Están todos los humanos preparados para hacerse cargo de un perro?     

PD: Si alguna vez abandonáis a su suerte a una mascota sois unos hijos de puta a los que más os vale no cruzaros conmigo.  

miércoles, 24 de agosto de 2016

Apagad las luces y disfrutad de la peli

He visto el trailer de la película de terror “No apagues la luz”.
He visto la supuesta polémica porque una niña de 3 años se ha asustado al verlo e internet se ha llenado de gente repitiendo el alegato de su madre contra su emisión a tal o cual horario por la protección de los niños.
Una niña de 3 años se asusta al ver un anuncio de una peli de terror. Todo normal.
La madre no quiere que su hija se asuste. Todo normal.
¿Apaga la tele? ¿Cambia de canal? ¿No deja a su hija de tres años viendo lo que sea que escupa la caja tonta sin supervisión? No. Pide a una multinacional que adecue sus prácticas comerciales a su conveniencia personal… ¡y nadie ve nada raro!
¿Soy el único puñetero loco con dos pen-drive enganchados todo el día a la tele llenos de contenido infantil? ¿Soy el único que le hizo su propia sesión de Netflix al cachorro para que pudiera ver la programación que quisiera a la carta sin depender de horarios o publicidad?
Llamadme extremista pero creo que estamos tendiendo a sobreproteger a los críos de forma desmesurada.
¿Recordáis la película “Dentro del laberinto”? Me aterraba de pequeño, y no dejé de verla ni una sola de las veces que me la encontré en televisión.
¿Se podría haber estrenado hoy en día “El Rey León”? Las hienas dan mucho miedo a un niño. Scar es mucho más que inquietante durante toda la película. Juntos, tienen una canción magnífica pero que no deja de ser una alegoría totalitaria. La escena de Scar matando a Mufasa y Simba empujando el cadáver de su padre con el morrito… Por todos los dioses, ¿qué psicólogo infantil admitiría semejantes escenas en un producto para niños hoy día? Es Hamlet!!! ¿Quién le daría a leer a su hijo pequeño a Hamlet? A nosotros nos lo dieron. Y aquí estamos, recordando cosas sobre el ciclo de la vida y el Hakuna Matata.
Darth Vader. El mismísimo Darth Vader. Un tío que estrangula a la gente con solo mirarla si respiran más fuerte de la cuenta, no ya en su presencia, si no mientras se comunican por lo que hoy vamos a llamar videoconferencia… es para niños… en el día de hoy, es un producto Disney. Vader sale en el canal de televisión Disney XD y a nadie se le ocurriría decirle a Disney que eliminara El Rey León o a Darth Vader de su acervo de franquicias y personajes que tanto dinero les dan. Si no quieres que tus hijos vean como mata Vader, te encargas de que no lo vean. Y probablemente, si dices que tus hijos no ven Star Wars porque Darth Vader da demasiado miedo en alguna conversación… algún que otro padre te va a mirar de soslayo…
¿Y si tratamos a los niños como lo que son? Futuras personas que necesitan escasa pero muy concreta supervisión para disfrutar de su infancia cómo nosotros lo hicimos con la nuestra (o mejor si se puede) y que tienden a imitar nuestras conductas porque somos lo más grande para ellos.

Pregunto: ¿A quién le habrá dado más miedo el tráiler? ¿A la madre o a la hija? ¿De quién es la responsabilidad primera y última de lo que ven nuestros hijos?

lunes, 22 de agosto de 2016

Sexismo, X-Men y cuando los árboles no nos dejan ver el bosque

Soy un friki. De pura cepa. Por si alguno no lo había notado. Raro es el campo del llamado universo geek que no he tocado en mayor o menor medida. Por eso puedo decir que no abundan en él las mujeres. Si bien es cierto qué las que hay… joder, las que hay.
Pero esa dinámica era en mis tiempos. Estos ya no son mis tiempos. Hay que ir dejando paso a la nueva hornada. Y en ella podemos ver perfectamente  que aquello que hoy día se llama paridad está mucho más conseguido.
Por edad, me crié inevitablemente en una época machista en España. Sus últimos coletazos me alcanzaron. Si bien es cierto que por mis aficiones, yo iba a un ritmo diferente de la mayoría que me rodeaba en este sentido. Así que ahora que el frikismo vive prácticamente su época dorada (raro es el niño o niña que no tiene hoy día algo de Marvel, DC, Star Wars, etc) yo esperaba que las bondades de este estilo de vida, que uno ya identifica de adulto, inundara tanto al relevo generacional como al resto de la sociedad.
Mi gozo en un pozo. Quizás no está hecha la miel para la boca del asno (pedantería subiendo a nivel épico).
No creo que vivamos una época especialmente machista. Creo que eso ha evolucionado directamente al sexismo. Que parece lo mismo pero no lo es. Charmander y Charizard no son lo mismo aunque lo parezcan.
¿Conocen ustedes la franquicia de Marvel de los X-Men (Patrulla-X en España o Los Hombres X en Latinoamérica)? Pues este fue uno de los carteles promocionales de su última película.


No veas tú la que liaron por el dichoso cartel. Que si machista, que si fomenta el maltrato a la mujer, etc.
Vamos a ver. Para neófitos, los X-Men va de personas con “mutaciones” en su ADN que les confieren diversos poderes a cada uno. Algunos son buenos, otros son malos, algunos son antihéroes, los hay mejores, los hay peores, los hay pésimos, los hay que nunca defraudan… Pero es casi una constante que están casi siempre dándose de tortas entre los diversos grupitos que forman, o dándole tortas a homo sapiens normalitos por querer cazarlos y tratarlos como animales, o dándose de tortas con otro personajes de otras colecciones de Marvel, etc. ¿Pero saben ustedes lo que yo nunca recuerdo haber visto o leído? Que se agruparan en grupos de personajes femeninos y masculinos y se liaran a darse de tortas entre ellos así por las buenas sólo por la diferencia del género.
En ese cartel lo que vemos es al malo trincando por el cuello a uno de los personajes principales y protagonistas. ¿Por qué? Pues porque un malo tiene que transmitir sensación de amenaza o si no, la peli no funciona. Le está cogiendo por el cuello porque se opone a él por la fuerza y porque es un dictador genocida de libro, no porque sea mujer. Así que somos nosotros (entiéndase, la sociedad) los que con nuestra mirada sexista le negamos el derecho, en aras de los correcto, a un personaje femenino a poder estar en primera línea de batalla contra los malos. Es paradójico. Queriendo, con buena voluntad pero creo que erróneamente, combatir el machismo, lo fomentamos.

Sinceramente, no quiero que mi cachorro se mueva en un mundo donde hasta los malos de las películas tengan que ver su maldad atemperada si se enfrentan a una mujer. Lo que quiero que sepa es que cuando llegue la hora de las tortas, Mística puede abrirte la cabeza igual de bien que Lobezno.